8 de marzo 2020 // Día Internacional de la Mujer

«Sigue siendo difícil que te tomen en serio»

Adriana Bañares. Poeta y editora

Adriana Bañares

Desde su editorial Aloha, la autora logroñesa apoya y visibiliza especialmente el talento femenino

e. espinosa A. bañares

Una mujer, María von Touceda, firma el primer libro que alumbró la editorial Aloha, y cuatro mujeres –Gabriela Pavinski, Ale Oseguera, Chus Sánchez y la ilustradora Julia Soler Fernández–, los cuatro títulos editados durante el pasado año.

Ésta es la contribución más evidente de Adriana Bañares (Logroño, 1988) a la igualdad plena desde su editorial Aloha, que puso en marcha en agosto de 2015 reclamando temas arriesgados y prosas frescas. «Estoy abierta tanto a hombres como a mujeres, pero sí que doy prioridad a publicar y visibilizar a autoras nuevas. De hecho, recientemente sacamos 'Eligieron ser libres' libro que rescata la vida de mujeres españolas olvidadas por la Historia», comenta.

¿Cuál es el papel de los hombres en el tema de la igualdad?

Las generaciones jóvenes vienen más concienciadas. Si escuchan un comentario fuera de tono o un chiste machista les chirría. En mi entorno, entre gente de treinta y tantos, también hay un cambio.

Ésta es la contribución más evidente de Adriana Bañares (Logroño, 1988) a la igualdad plena desde su editorial Aloha, que puso en marcha en agosto de 2015 reclamando temas arriesgados y prosas frescas. «Estoy abierta tanto a hombres como a mujeres, pero sí que doy prioridad a publicar y visibilizar a autoras nuevas. De hecho, recientemente sacamos Eligieron ser libres’ libro que rescata la vida de mujeres españolas olvidadas por la Historia», comenta.

En el ámbito en el que ella se desenvuelve desde la adolescencia, la literatura, asegura que las mujeres lo tienen mucho más difícil. «Se nos pide un extra de calidad. Yo empecé muy joven y ahora, con perspectiva, veo que entonces me facilitaban muchas veces las cosas porque les hacía gracia esa exhibición. Ahora lo vemos más claro con la figura de la influencer; es decir, vende más la poeta que sube fotos suyas a las redes que otra que se mantiene con un perfil bajo. Y eso es vergonzoso».

Adriana Bañares se inició en la escritura durante la adolescencia con los relatos cortos y con un diario que luego trasladaría a la blogosfera y cuyas mejores entradas dieron cuerpo a su primer libro, La niña de las naranjas. Posteriormente se rendiría a la poesía, ya en su época universitaria, género que ha dado cuerpo a cuatro poemarios, el más reciente Recaya (2019). Una fértil trayectoria que se ha visto salpicada de idas y venidas, de ocupaciones paralelas (como antóloga, coordinadora, fanzinera) e incluso de proyectos fallidos como la librería La Plaquette, que apenas duró ocho meses.

Ahora, volcada en la edición, «sigue siendo difícil que te tomen en serio». Y aunque las mujeres parecen haber ganado peso en el ámbito literario, lo achaca a que «nos hemos posicionado nosotras ahí a la hora de organizar eventos, de hacer proyectos editoriales, etc.».

Reconoce Adriana Bañares que «ha habido una lucha detrás que nos ha facilitado las cosas pero sigue siendo muy, muy complicado». Su esperanza está puesta en las nuevas generaciones y su lucha cotidiana, en acallar comentarios machistas.

Relacionadas