8 de marzo 2020 // Día Internacional de la Mujer

«Es en la carrera donde nos dejan atrás»

Gadea Mata. Analista de imágenes en el CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas)

Gadea Mata
Roberto Glez. Lastra CNIO

Es informática, es matemática, es científica pero, ante todo es mujer y, por ello, admite que se puso hace ya años las ‘gafas moradas’. Gadea Mata, riojana desde los 5 años, cuando 1990 llegó desde su Burgos natal es analista de imágenes biomédicas en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) desde hace casi dos años y medio donde aporta su grano en la lucha contra el cáncer sin renunciar a la batalla contra el machismo.

La enfermedad no suele hacer distinción de género, ¿persiste en el ámbito investigador?

Sí, claro que persiste. No hay más que ver los estudios estadísticos que elabora cada dos años el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y la UMyC (Unidad Mujeres y Ciencia) para ver cómo queda claro que al principio los números son igualitarios, pero luego se aprecia un efecto tijera cuando hablamos de jefaturas de investigación, catedráticos..., donde el 70% o más de hombres y las mujeres nos vemos representadas entre el 20 y el 30%. No es en la entrada, sino en la carrera profesional donde las mujeres nos vamos quedando, donde nos dejan atrás. Los problemas que te encuentras son en mayor medida micromachismos, que pasan desapercibidos si no estás concienciada. Al final te acaban minando, por eso hay que luchar todos los días contra ellos.

¿Que qué hago yo para contribuir a alcanzar la igualdad plena?

Hay que intentar que las niñas y niños crezcan convencidos de que no se puede prescindir de la mitad de la población. Siempre que puedo doy charlas en colegios y acerco la figura de la mujer en Ciencia a los más pequeños.

Usted siempre se ha implicado en la igualdad, ya desde la UR.

Sí, siempre he estado muy comprometida con este tema, desde que me puse las gafas moradas, y siempre he intentado sensibilizar. Por eso, en la Universidad de La Rioja colgaba todas las semanas en la puerta de mi despacho la foto y la vida de una mujer que se dedicase a la ciencia.

¿En el CNIO no lo hace?

No, porque aquí tenemos la Oficina de la Mujer y desde ella se encargan de esto, aunque yo siempre me intento implicar. Una vez al mes tenemos la charla de una mujer distinguida.

¿Qué llegará antes, la cura del cáncer o la del machismo?

Buh... Ojalá llegasen pronto para las dos, pero lo veo complicado. En el caso de la enfermedad, lo complicado es que no hay un único tipo de cáncer; y para el machismo, no me quiero echar las manos a la cabeza y trato de ser optimista, porque llevamos dos mil años con una sociedad machista y en los últimos cien años hemos conseguido muchísimas cosas, que no tiene que servir para conformarnos, sino para continuar con la lucha.

Relacionadas