Que veinte a√Īos no es nada


Un historia breve de dos décadas muy largas: de cómo nació y creció larioja.com

Texto: Noemí Iruzubieta | Ilustraciones: Manolo Romero

Esta es una historia de √©xito que naci√≥ hace veinte a√Īos. Estamos en 1997, el a√Īo en que ETA asesin√≥ a Miguel √Āngel Blanco, murieron Lady Di y la Madre Teresa de Calcuta, el Reino Unido traspas√≥ el control de Hong Kong a China, cuando se inaugur√≥ el Museo Guggenheim, se estrenaron ‚ÄėTitanic‚Äô y ‚ÄėLa vida es bella‚Äô y se public√≥ ‚ÄėHarry Potter y la piedra filosofal‚Äô... El mismo a√Īo en que surgi√≥, mezcla de tanta ilusi√≥n como incertidumbre, un nuevo medio de comunicaci√≥n. Se apellidaba ‚Äėpuntocom‚Äô, una denominaci√≥n que en aquella √©poca no le sonaba de mucho a nadie. Aquel medio era un medio informativo, pero tambi√©n digital. Sus promotores le auguraban un elevado potencial pero un futuro incierto. Ni ellos ni sus m√°s incondicionales entusiastas pod√≠an sospechar cu√°l iba a ser su recorrido ni el extraordinario impacto que acabar√≠a encontrando: veinte a√Īos despu√©s, aquel reci√©n nacido goza de una estupenda salud. Con todos ustedes, larioja.com. Es decir, la versi√≥n digital de su peri√≥dico de toda la vida, el decano de La Rioja, el l√≠der de la regi√≥n: Diario LA RIOJA.

¬ŅC√≥mo surgi√≥ aquella idea? Esta historia, como cada proyecto colectivo, es una suma de esfuerzos comunes, pero la chispa que prendi√≥ hace veinte a√Īos tiene un nombre propio: lleg√≥ de la intuici√≥n del entonces director general de Nueva Rioja, Fernando Samaniego, que hab√≠a trabajado en Estados Unidos y volvi√≥ entusiasmado con el naciente universo digital. Samaniego moviliz√≥ al resto de recursos humanos del peri√≥dico, con su director t√©cnico Enrique Medrano al frente. Estaba claro que se iban a producir muchos cambios tecnol√≥gicos en el sector de la comunicaci√≥n, el √°mbito donde Diario LA RIOJA acreditaba una elevada notoriedad y un acusado arraigo popular, as√≠ que la consecuencia de ese nuevo enfoque en el negocio de la informaci√≥n se deduc√≠a con naturalidad: el peri√≥dico tambi√©n deb√≠a estar ya en Internet.

As√≠ naci√≥ un proyecto excepcional: larioja.com, cuyo dominio se registr√≥ en junio de 1997. Aquel dominio inicial exig√≠a registrar otros adheridos, como www.larioja.es, diariolarioja.com, www.larioja.net... Era una estrategia concebida para abarcar marcas an√°logas. Por si acaso. Siguiente paso: definir la estructura y qu√© informaci√≥n, adem√°s de las noticias del diario, hab√≠a que incluir en la oferta editorial, una tarea que llevaron a cabo durante aquel verano de hace veinte a√Īos los responsables del peri√≥dico. Entre todos, consiguieron que la criatura se pudiera bautizar apenas unos meses despu√©s. Fue su presentaci√≥n ante la sociedad riojana, que dio la bienvenida a larioja.com, convertida ya en la web de Diario LA RIOJA y entendida poco despu√©s como ‚ÄėLa Gu√≠a de La Rioja en Internet‚Äô, hasta convertirse en una especie de ciudad interactiva virtual que serv√≠a de p√°gina de inicio a larioja.com. En su interior, se alojaban no s√≥lo los contenidos de la edici√≥n impresa de Diario LA RIOJA sino otros muchos servicios a√Īadidos.

Felicidades. El reci√©n nacido empieza su aventura por el mundo como cualquier beb√©. Necesitado de mimos, temeroso del horizonte que se avecinaba y, en su caso, explorando un territorio novedoso que estaba pendiente de colonizarse. Su p√ļblico potencial ni siquiera exist√≠a: muy pocos riojanos ten√≠an entonces acceso a Internet. Hoy parece una locura, pero por aquella √©poca ¬°¬°¬°la mayor parte de los hogares ni siquiera dispon√≠an de un ordenador personal!!! La conexi√≥n iba a pedales. Ah, aquellos viejos y entra√Īables m√≥dems: hab√≠a que desenchufar el cable del tel√©fono, cerciorarse de si hab√≠a l√≠nea o hab√≠a Internet, espantarse ante aquellos ruiditos que sal√≠an de la conexi√≥n. Imposible olvidarlos. Que se lo cuenten a los primeros responsables editoriales de la web o a los comerciales de Rioja Medios, que empezaban a ver Internet como una sugestiva fuente de ingresos pero tropezaban con los mismos inconvenientes de quienes vendieran arena en el desierto: los posibles clientes desconoc√≠an, con alguna excepci√≥n, de qu√© les hablaban. Casi nadie sab√≠a qu√© era eso de Internet. ¬ŅC√≥mo convencer a una empresa de que estuviera en el mercado digital si ni siquiera sab√≠a en qu√© consist√≠a? Pero, como buenos comerciales que tienen en sus manos un prometedor producto, lo resolvieron con imaginaci√≥n: la frase m√≠tica de la √©poca era aquella tantas veces repetida, eso de que ‚ÄėInternet es el futuro‚Äô.

Y lo fue. Desde luego. No hay m√°s ver la lustrosa presencia que ofrece hoy el panorama digital, empezando por la web de Diario LA RIOJA. No deja de crecer, pero para triunfar ya se sabe: antes hay que sufrir. Predicar en el desierto: convertirse en una versi√≥n aut√©nticamente digital de su peri√≥dico, sacrificando aquella primera versi√≥n donde se ofrec√≠a m√°s bien como una especie de canal de servicios. Y siempre innovar, creando concursos con centros educativos para fomentar el uso de Internet, canales para distintos sectores (ni√Īos, ocio, deportes, finanzas, motor) y emplear la imaginaci√≥n: aquel proyecto digital fue uno de los pioneros en el comercio ‚Äėno linee‚Äô, disponiendo de su propia tienda para vender productos por la red. Un poco rudimentaria, s√≠, pero nuestro Amazon particular. Corr√≠a el a√Īo 2000.

A√Īos despu√©s, y ya asociado con otros peri√≥dicos de grupo, aquel invento se convirti√≥ en ‚ÄėLa trastienda digital‚Äô. El primer paso para convertir en negocio aquella criatura que apenas balbuceaba ya estaba dado, pero la imaginaci√≥n no dejaba de latir en el coraz√≥n de una empresa que pretend√≠a tambi√©n expandir sus dominios entre el imaginario colectivo riojano y preconizar el uso inteligente de la tecnolog√≠a: as√≠ nacieron por entonces los Premios Web, para galardonar las mejores p√°ginas que se realizaban en aquella √©poca. Una idea que ha cumplido este a√Īo su decimos√©ptima edici√≥n, que dispone de largo recorrido y que sirve como s√≠mbolo de la velocidad de crucero que la web alcanzaba ya por entonces: nominada para los Premios iBest, considerados los √ďscar de Internet, su capacidad de penetraci√≥n, unida a una ambiciosa campa√Īa de promoci√≥n, permiti√≥ alcanzar un hito hist√≥rico. Un mill√≥n de visitas al mes. Unas cifras que palidecen al lado de las que ahora alcanza pero que representaban la confirmaci√≥n de que el proyecto se situaba en el camino correcto. Ya empezaba a estar muy claro: Internet no era el futuro. Era el presente. El ahora. Un sitio donde hab√≠a que estar.

Bajo esas directrices se empezaron a tomar decisiones que amplificaban sus pretensiones iniciales. Se incorporan nuevos servicios a la web (anuncios clasificados, de inmobiliaria, motor y empleo) y emerge la noción de interactividad. Los usuarios se podían suscribir a un boletín para estar permanentemente informados de las nuevas ofertas y los lectores disponían de nuevas herramientas para darles voz: chats y foros, precursores de las actuales redes sociales.

Mientras tanto, no cesaba su actividad para conquistar distintas parcelas de la sociedad riojana. En 1999, nada m√°s nacer, ya organiz√≥ un videochat en directo y con p√ļblico con el grupo Dover, que en aquella √©poca estaba en lo m√°s alto. Poco despu√©s se sumaron otras iniciativas para ganar en impacto entre la sociedad riojana (m√°s servicios al usuario, gu√≠as, canales horizontales que exploraban diferentes universos tem√°ticos), que permitieron a la web no s√≥lo erigirse en l√≠der en informaci√≥n en nuestra comunidad, sino que se convirti√≥ en aquello que todo medio de comunicaci√≥n pretende ser respecto a su entorno: una referencia, que sumada a la proyecci√≥n que garantizaba el peri√≥dico en papel, gener√≥ un efervescente universo informativo. Adem√°s, de las noticias regionales, nacionales e internacionales que generaba el diario, los redactores pasaron por entonces a elaborar sus propias noticias, un momento de trascendencia editorial de extraordinario relieve que puso a prueba su capacidad profesional con ocasi√≥n de una tr√°gica fecha: los atentados terroristas del 11S. Estamos en el 2001: un d√≠a terrible en la redacci√≥n, que vivi√≥ una experiencia profesional que luego le sirvi√≥ como pista para posteriores coberturas informativas de una envergadura similar.

Pasaba el tiempo. ¬ŅHay luz al final del t√ļnel? Es decir. ¬ŅSe puede convertir un medio digital en una figura m√°s del ecosistema informativo, bien que con sus propias singularidades? Respuesta afirmativa. Apenas cinco a√Īos despu√©s de nacer, el proyecto para Internet de Diario LA RIOJA conoce un impulso definitivo. Hasta entonces, la web se alimentaba en exclusiva de noticias propias, pero esos tanteos preliminares empiezan a perder sentido: demasiado primarios para un p√ļblico que se empezaba a equiparse tecnol√≥gicamente y cuya cultura digital no dejaba de avanzar. As√≠ que el peri√≥dico digital, l√≠der ya entonces del naciente mercado riojano, abord√≥ un ambicioso redise√Īo que no s√≥lo mejor√≥ su aspecto. Tambi√©n facilit√≥ su navegaci√≥n y la experiencia lectora, al comp√°s de las exigencias de una audiencia cada vez mejor preparada para asumir las nuevas conquistas tecnol√≥gicas. Se trat√≥ en realidad de un renacimiento. Los contenidos propios crecieron exponencialmente, albergando nuevos canales y enriqueciendo m√°s y mejor la informaci√≥n riojana, as√≠ como perfeccionando su agenda cultural. Adem√°s, las noticias nacionales e internacionales se empezaron a enriquecer gracias a las aportaciones que llegaba desde la redacci√≥n central de su empresa editora: Diario LA RIOJA no navegaba sola en el oc√©ano digital. Le acompa√Īaba la potencia de fuego que distingue al l√≠der nacional en prensa regional, el grupo Vocento, al que pertenece.

As√≠ van llegando nuevas conquistas. Por ejemplo, la primera cobertura en directo: mayo del 2003, elecciones municipales y auton√≥micas. Los lectores de la web asistieron en vivo a la publicaci√≥n de los resultados: a medida que se iban cerrando los colegios electorales y realizando el recuento de las diferentes mesas, los datos iban public√°ndose en larioja.com. Toda una haza√Īa. Un a√Īo despu√©s, los medidores de Fundarco, la agencia regional que se ocupaba de la digitalizaci√≥n de la sociedad riojana, corroboraban que larioja.com ostentaba el liderazgo en el Internet de La Rioja. Era la cuarta p√°gina m√°s vista de la regi√≥n, pero la primera entre las locales. El portal del grupo Nueva Rioja √ļnicamente era superado por Google, Terra y Yahoo. ¬ŅTerra? ¬ŅAlguien se acuerda de Terra?

Son los a√Īos en que larioja.com publicaba un suplemento semanal en Diario LA RIOJA, donde adem√°s de dar buena cuenta de las novedades incorporadas a la web y de las iniciativas que iba poniendo en marcha, tambi√©n explicaba a los lectores cu√°les eran las tendencias de Internet en el mundo y las noticias digitales que generaba la Comunidad Aut√≥noma. En resumen, se alcanzaba la velocidad de crucero: las etapas se van quemando a un ritmo imparable. Porque la web es ya un medio de comunicaci√≥n a todos los efectos. Refuerza su apartado de opini√≥n, crea sus primeros blogs, hoy tan extendidos, abre sus noticias a la participaci√≥n de los lectores: as√≠ conocimos a nuestros primeros trolls... Adem√°s, ese a√Īo se experimenta con la emisi√≥n en directo de un evento: la gala de entrega de los Premios Excelencia, los galardones que entregaba el peri√≥dico.

Seguimos innovando. ¬ŅM√°s conquistas? El v√≠deo, por ejemplo, que se incorpora a trav√©s de Internet. Y desde el a√Īo 2006, TVR, la televisi√≥n de los riojanos, ya se puede ver desde cualquier lugar del mundo tanto en directo como en diferido a trav√©s de la web. Tambi√©n la a√Īorada emisora Punto Radio La Rioja comenz√≥ a disponer de un espacio propio dentro de larioja.com. Luego vendr√≠an las retransmisiones por streaming.

Tomemos aliento. El lector se ha acostumbrado a navegar por Internet, concede preferencia a la versi√≥n digital de Diario LA RIOJA que sigue triunfante en el liderazgo de los medios regionales y llega por lo tanto la hora de un nuevo salto. Un salto casi sin red: innovaci√≥n y audacia. Nace en el 2007 la web 2.0, que oblig√≥ a larioja.com a adaptarse a los nuevos tiempos con un redise√Īo basado en la multimedialidad y la interactividad, dos palabras que asustan mucho pero que en realidad conectaban con la aut√©ntica dimensi√≥n de todo medio de comunicaci√≥n: auscultar el coraz√≥n de sus lectores. Es decir, mejorar la participaci√≥n de la audiencia. Un viejo anhelo de la prensa que empieza a perfeccionarse: ah, nuestros queridos trolls... Y lleg√≥ la hora de reforzar el car√°cter multimedia de la web, que alumbr√≥ en su seno una completa oferta audiovisual, con producciones propias y una dedicaci√≥n preferente al fen√≥meno de interactividad con la audiencia cuyo auge sigue reclamando una atenci√≥n detallada. De aquellos primitivos chats, foros y blogs, hemos pasado en los √ļltimos a√Īos a la posibilidad de comentar las noticias e incluso la opci√≥n de que fueran elaboradas por los mismos ciudadanos a trav√©s de una herramienta que fue pionera: se llamaba ‚ÄėTunoticia‚Äô y consist√≠a en eso, en que los lectores se pudieran convertir en periodistas aficionados. No faltan tampoco en esta aventura de conectar con la audiencia la habilitaci√≥n de espacios que fomentan la conversaci√≥n con el p√ļblico: las fotodenuncias que hacen llegar los lectores, o el di√°logo que se mantiene con ellos a trav√©s del whatsapp corporativo o mediante nuestros perfiles en distintas redes sociales. ¬ŅPor qu√©? Porque somos periodistas. Y a los periodistas nos gusta escuchar a nuestros lectores.

El mundo avanza. En la web de Diario LA RIOJA siguen los cambios. Nace el m√°s completo portal dedicado al vino de Rioja, esa feliz iniciativa llamada lomejordelvinoderioja.com, un canal panor√°mico que ofrece desde las noticias del sector hasta informaci√≥n tur√≠stica relacionada con el vino y que ha ido creciendo hasta consolidarse como uno de los productos estrellas de la web, protagonista de numerosas iniciativas que canaliza con extraordinario √©xito: el Club de Catas, la Liga de Golf y Vino, Riojano Joven y Fresco... M√°s transformaciones. Con el tiempo, aquellas gu√≠as de servicio iniciales fueron madurando y dieron paso a nuevos canales: ‚ÄėComer con Vino‚Äô, ‚ÄėComer en La Rioja‚Äô, ‚ÄėDegusta La Rioja‚Äô... Un ambicioso proyecto gastron√≥mico multimedia , que integra un suplemento, una web y un programa de televisi√≥n y organiza sus propios eventos gastron√≥micos externos.

La web se ha hecho muy grande. En esta casa somos capaces de casi todo y nos atrevemos con el reto de orquestar incluso eventos internacionales, de tanta envergadura como Futuro en Espa√Īol. Un proyecto surgido en principio como unas jornadas de reflexi√≥n acad√©mica en torno al idioma com√ļn que han ido expandiendo su √©xito no s√≥lo por La Rioja, su sede fundacional, sino por otros puntos de Espa√Īa de la mano de Vocento (Madrid, M√°laga, Granada, Valladolid, Valencia, Santander, Oviedo y pronto Murcia) e incluso del mundo hispanohablante, mediante la organizaci√≥n de actividades en Chile y Colombia. La relaci√≥n de proyectos de extraordinario impacto impulsados desde Diario LA RIOJA es casi interminable: Imaginext Rioja, Ciudades Inteligentes, Foro Innova‚Ķ O iniciativas dirigidas al p√ļblico m√°s joven, como los cert√°menes educativos StartInnova o Reportero Escolar, que recogen el germen sembrado por otras ideas semejantes que recogieron tambi√©n el favor del p√ļblico: Gaceta Joven, Estudiantes del Milenio, Navegando Juntos... O aquella pionera Gaceta de los Mayores, puesta en marcha para divulgar los beneficios de Internet entre los riojanos de edad m√°s avanzada.

Y por supuesto, el ocio. Como todo medio de comunicaci√≥n, la web de Diario LA RIOJA no s√≥lo informa. Tambi√©n aspira a entretener. As√≠ se gestaron canales como Viapolis, la primera gu√≠a de ocio de la ciudad y Vivelog, sustituida por la actual Agenda de Ocio, o las constantes propuestas de coberturas de eventos con galer√≠as de im√°genes y v√≠deos han sido siempre una constante en nuestra web, as√≠ como los concursos promovidos durante estas dos d√©cadas: campeonatos de mus ‚Äėon line‚Äô, Campus Rock, Blog and Roll, cert√°menes para amantes de la fotograf√≠a (Fotomarat√≥n, Rallys, Fotoenfoque, Naturaleza Urbana o Navidad). Una reivindicaci√≥n del papel que debe ocupar un peri√≥dico que incluye tambi√©n su perfil m√°s humanitario: imposible olvidar aquellas iniciativas solidarias que llevamos a cabo desde la web, como la subasta solidaria a favor de los damnificados en el terremoto de Hait√≠ y el canal ‚ÄėGente con Historia‚Äô, donde se narraban en primera persona historias de superaci√≥n, vidas de h√©roes an√≥nimos que consiguen romper barreras.

Hoy, cumplimos veinte a√Īos siendo fieles al esp√≠ritu fundacional. Ser por supuesto una referencia informativa, pero tambi√©n una fuente para explorar nuevos territorios consustanciales a un medio de comunicaci√≥n propio de la era digital. Bajo esos auspicios naci√≥ en el 2012 su plataforma de compra de productos con descuento, Oferplan, que llega a 30.00 riojanos y que intensifica aquella primera apuesta inicial que pasaba por convertir esta ventana digital en una tienda virtual que posibilitara el comercio a golpe de clic. Una pretensi√≥n que carecer√≠a de sentido si no se perfeccionara d√≠a tras d√≠as nuestra aut√©ntica raz√≥n de ser: nuestra vocaci√≥n informativa. Ser un medio de comunicaci√≥n que se adapta a las exigencias del p√ļblico, que se reinventa cada poco tiempo. Hace tres a√Īos oper√≥ su √ļltimo redise√Īo, una ambiciosa operaci√≥n que dio como resultado una nueva web m√°s moderna y adaptada al m√≥vil, que reforz√≥ la interacci√≥n con los usuarios. Que mejoraba su oferta editorial, que perfeccionaba la coordinaci√≥n entre los dos soportes (el tradicional y el digital). Que potenciaba las coberturas en directo (desde el deporte, a la pol√≠tica o distintos acontecimientos sociales) y hasta se convert√≠a en radio: una experiencia pionera en el √°mbito digital a nivel nacional que ha permitido a los lectores convertirse en oyentes de los partidos que disputa la Uni√≥n Deportiva Logro√Ī√©s.

Nuevos canales, novedosas v√≠as de comunicaci√≥n con la audiencia, renovada oferta informativa. Y, sobre todo, mayor atenci√≥n a nuestro p√ļblico. La participaci√≥n de la audiencia genera un dinamismo en el ejercicio de periodismo digital que refuerza la idea con que naci√≥ Diario LA RIOJA en su versi√≥n papel, all√° en 1889: vincularse al coraz√≥n de los riojanos. Una pretensi√≥n que ahora se materializa en el soporte digital. A ellos les debemos cuanto somos. Y en honor a ellos, a nuestros lectores, para adaptarnos a las exigencias de nuestros lectores, ya est√° en marcha la en√©sima reinvenci√≥n: dentro de unos d√≠as estrenaremos nuestra nueva web, un redise√Īo que fomentar√° el consumo de informaci√≥n a trav√©s de los soportes m√≥viles pero que, sobre todo, atender√° al principio fundacional de esta casa. Ser la voz de los riojanos.