Vino


1997: Las bodegas hace veinte a√Īos trabajaban por posicionar sus vinos en Espa√Īa y comenzaban tambi√©n a sacarlos al exterior mientras manten√≠an un cultivo y una elaboraci√≥n tradicional y se abr√≠an a las innovaciones que comenzaban a llegar

2017: La innovaci√≥n y la tecnolog√≠a est√°n totalmente presentes en las bodegas riojanas mientras conservan y a√ļnan la tradici√≥n que da fama al Rioja, un vino que atrae a los turistas, se mueve bien fuera de Espa√Īa y se va abriendo a los nuevos paladares

Texto: Cristina Valderrama | Fotografías: C.M.

Dos d√©cadas puede ser mucho tiempo y tambi√©n ser poco, seg√ļn con qu√© lo comparemos. En el mundo del vino en La Rioja se podr√≠a decir que veinte a√Īos no son nada si echamos la vista atr√°s. Campos centenarios, bodegas centenarias que han aguantado el paso del tiempo y que son la esencia de lo que Rioja es hoy. Veinte a√Īos que se suman a los otros muchos para continuar una trayectoria que sigue en constante evoluci√≥n.

Pero veinte a√Īos tambi√©n que han supuesto una total transformaci√≥n en el concepto de bodega tradicional. Porque La Rioja ha sabido adaptarse a los cambios o quiz√°s las bodegas han sido las que han propiciado ese cambio. Mucho esfuerzo, trabajo y dedicaci√≥n para posicionar el Rioja fuera de Espa√Īa, para abrir nuevos mercados y llegar a nuevos consumidores. Y tambi√©n mucha investigaci√≥n e innovaci√≥n para mejorar la calidad de los vinos, cuidar su elaboraci√≥n. Sin olvidar la adaptaci√≥n de unas bodegas que han sabido mantener sus Crianzas, Reservas y Grandes Reservas y abrir un nuevo mercado con los blancos y rosados, cada vez m√°s demandados en la mesa.

En 1997, a tres a√Īos de dar el salto al segundo milenio, las bodegas iban apostando por la innovaci√≥n, mirando hacia el futuro con expectativas. Bodegas j√≥venes y veteranas que caminaban en la misma direcci√≥n.

El mundo del vino ha sabido incorporar la tecnología a la elaboración

Once a√Īos antes y en Ribera del Duero, Carlos Moro fundaba el grupo Matarromera con el prop√≥sito de elaborar buenos vinos, de investigar y de diversificar. Hace dos a√Īos lleg√≥ a San Vicente de la Sonsierra con la apertura de su octava bodega y la primera en la Denominaci√≥n Calificada de Origen Rioja.

La historia del grupo Matarromera es similar a la de muchas bodegas de Rioja. El af√°n y el amor por el vino de un bodeguero y su entorno m√°s cercano han conseguido crear un gran grupo que apuesta por el vino y contin√ļa trabajando para posicionar su marca y sus productos.

Carlos Moro, fundador y ahora presidente del grupo Matarromera, ten√≠a antecedentes familiares en el mundo del vino y a finales de los 80 creaba el grupo con la primera de las bodegas. Una d√©cada despu√©s trabajaba para incorporar la tecnolog√≠a a su d√≠a a d√≠a. En el a√Īo 2000 comenzaban a desarrollar un robot enol√≥gico que permite identificar y clasificar el vino tras la realizaci√≥n de tres fases de la cata a trav√©s de sensores. Trazabilidad enol√≥gica, desarrollo de estrategias frente al cambio clim√°tico o la elaboraci√≥n del primer vino sin alcohol han sido algunas de las aportaciones de la empresa que dirige Carlos Moro.

Grupo Matarromera

Carlos Moro puso la primera piedra del Grupo Matarromera en 1988 con la apertura de Bodega Matarromera, en Valbuena de Duero, en la D.O. Ribera del Duero. Hace dos a√Īos abri√≥ Bodega Carlos Moro en San Vicente de la Sonsierra, su primera en Rioja, que se suma a otras siete que tiene en otras cinco denominaciones.

Cuidado manual

Pero el mundo del vino sería difícil de entender sin mantener la tradición y la perfecta elaboración que ha ido pasando de padres a hijos, manteniéndose durante décadas. La tecnología y la innovación han llegado para sumarse y mejorar la elaboración de un selecto producto.

Al cuidado manual de las cepas en el campo se han incorporado m√°quinas que facilitan la labor y necesitan menos mano de obra. T√©cnicas que se han ido incorporando con los a√Īos como el desgranado autom√°tico con separaci√≥n del rasp√≥n sin rotura del hollejo que el grupo Matarromera utiliza en su bodega de San Vicente de la Sonsierra.

Y tambi√©n las instalaciones adaptan sus condiciones para que el vino pueda reposar y sacar lo mejor de s√≠ mismo en unas bodegas donde el silencio suena. Calados con a√Īos de historia, tambi√©n en la bodega Carlos Moro de San Vicente, donde el vino duerme en su punto justo de humedad y temperatura. El descanso controlado de un producto que sigue mejorando.

Veinte a√Īos son todo y nada. Veinte a√Īos son dos d√©cadas de superaciones, de adaptaciones, de innovaciones, de evoluciones. Veinte a√Īos donde tambi√©n Internet ha hecho m√°s f√°cil el trabajo de las bodegas y han sabido apostar por elaborar p√°ginas web que den a conocer sus productos, sus mercados y sus bodegas. Infinidad de posibilidades que se han abierto en un campo en el que se puede llegar a todo sabiendo que a√ļn queda mucho por hacer.