Cuarenta rostros de la cuarentena

Un esfuerzo compartido. Algunos luchan en el frente y otros lo hacen en la retaguardia, pero todos contribuyen para que el coronavirus acabe siendo un mal recuerdo.

Han pasado cuarenta días. Solo cuarenta días. Apenas mes y medio. Es como si el tiempo hubiese entrado también en hibernación y las horas se estiraran y estiraran hasta el punto de que ya resulta difícil recordar nítidamente cómo era la vida antes del confinamiento. Una vida sin guantes ni mascarillas, sin distancias, sin miedo. Sin el odioso e inevitable parte de guerra que todos los días nos sobresalta: tantos muertos, tantos positivos, tantos hospitalizados, tantos ingresados en la UCI. Era aquella vida antigua una vida de paseos, de viajes, de bares, de conciertos, de partidos de fútbol, de correrías por los parques, de cafés con los compañeros y cañas con los amigos; una vida que alguna vez recuperaremos pero que de momento nos resulta lejana e inalcanzable como un espejismo. La vida que tuvimos. La vida que teníamos hace apenas cuarenta días.Seguir leyendo...

El Gobierno español decretó el estado de alarma el sábado 14 de marzo. En La Rioja, uno de los primeros y más importantes focos de la pandemia en España, las clases se habían suspendido unos días antes, el miércoles 11. El virus ya corría descontrolado. El fin de semana anterior, un equipo de los GAR, con trajes de guerra bacteriológica, se había desplegado por Haro para entregar órdenes de reclusión domiciliaria a los primeros infectados. Aquellas pintorescas imágenes de película de miedo, que luego se convertirían en habituales, asombraron al país entero y ocuparon las primeras páginas de los periódicos.

Cuando Sánchez decretó el estado de alarma, en La Rioja había ya tres fallecidos, 27 hospitalizados, 259 positivos. Cuarenta días después, aquel panorama, que ya entonces parecía desolador, se ha convertido en apocalíptico: 303 muertos, 218 hospitalizados, 4.727 positivos acumulados. Aunque la presión hospitalaria se ha reducido mucho en la última semana –y ese es quizá el dato más esperanzador–, el COVID-19 está causando una sangría en las residencias de ancianos; sangría que nadie ha sabido aún cómo detener (169 fallecidos en La Rioja).

Durante estos cuarenta días de confinamiento, con el país paralizado y la economía a punto de griparse, la intención era «aplanar la curva», una expresión de trigonometría imposible que los expertos utilizan como eufemismo para no salir por la televisión gritando: «¡Hay que parar esto como sea y cueste lo que cueste!». La ensalada de números que las autoridades españolas desgranan día tras día parece acreditar que el arresto domiciliario universal está funcionando y que la curva se va aplanando..., aunque la amenaza del virus sigue y ni los científicos son capaces de despejar las dudas más acuciantes: ¿hasta cuándo debe durar el confinamiento?, ¿cómo volvemos a la normalidad?, ¿habrá una segunda oleada?, ¿amainará la tormenta vírica con el verano?, ¿cuándo llegará la vacuna?

En esta incertidumbre viven también los cuarenta protagonistas de estas páginas; cuarenta personas que han accedido a quitarse la mascarilla para ofrecernos sus rostros y sus testimonios. Enfermeras, médicos, operarios de limpieza, fruteras, agricultores, trabajadores en residencias, policías, cajeras de supermercado, gasolineros... Unos se enfrentan con el bicho cara a cara, otros cubren la retaguardia. Unos se han infectado, otros siguen indemnes o al menos asintomáticos. Todos sienten un cierto alivio al comprobar que lo peor parece haber pasado, pero también saben que la victoria final todavía no está asegurada.

Han pasado cuarenta días. Ya queda menos.

131 años... y cuarenta días

La información discurre por una estrecha senda no siempre fácil de seguir; con frecuencia, el periodismo avanza tortuosamente entre la selva de los bulos y la maleza de la propaganda. Con 131 años de historia a sus espaldas, esta no es la primera gran pandemia mundial de la que informa este periódico, que ya cubrió el durísimo embate de la gripe de 1918. Desde la declaración del estado de alarma, Diario LA RIOJA ha luchado por seguir fiel a sus lectores en el momento más difícil, cuando el trabajo se vuelve especialmente arduo (con casi todos los redactores confinados en sus casas), pero también en el más necesario, cuando el rigor del trabajo periodístico se revela imprescindible. La información fluye continuamente por la edición digital (larioja.com), que ha firmado en marzo datos históricos: 1.351.000 lectores, según Comscore, bastante más que sus dos competidores inmediatos juntos (674.000 lectores nuevecuatrouno y 252.000 Rioja2). Del mismo modo, TVR se sobrepone a las dificultades para brindar a los televidentes un relato completo y cabal de lo que sucede.

Textos: Pío García, Jorge Alacid, j.a. del río, J.A.G., m. isabel martínez, j. sainz, maría josé gonzález, M.M.nafarrate, B.M. Zaporta, noemí iruzubieta, nuria alonso, iñaki garcía, j. campos, V. Soto, M.S., e. sáenz,r. g. lastra, e. beisti, i. martínez, J. ezquerro, luismi cámara, alberto gil, marcelino izquierdo, j. albo, e. espinosa, O. San Juan, e. madorrán, á.azcONA, j.a.salazar, e.sáenz, m. glera, e. pascual, d. m. a., F. Domínguez, luis javier ruiz, sanda sainz, c. nevot.

«Hemos pasado momentos muy duros en el San Pedro»

Verónica Jinga

Verónica Jinga

Enfermera

«Pese a prevenir, temíamos que las infecciones llegarían»

Mario Asensio Monterrubio

Mario Asensio Monterrubio

Policía Local de Calahorra

«Nos cuesta no poder darles los abrazos que tanto necesitan»

María José Marrodán

María José Marrodán

Alojamiento para maltratadas

«No nos podemos cansar, hay que seguir colaborando»

Rafael Gil Vicuña

Rafael Gil Vicuña

Capellán del hospital San Pedro

«Las necesidades sociales se han disparado»

Mariluz García

Mariluz García

Trabajadora social de Cruz Roja

«Muchos pedidos llegan por wasap y reparto más a domicilio»

Sara Viniegra

Sara Viniegra

Frutera

«Noto que la gente ahora te saluda con más amabilidad»

Raimundo H. López Ruiz

Raimundo H. López Ruiz

Logroño Limpio

«La respuesta de los niños está siendo increíble»

Iván Gómez Mendoza

Iván Gómez Mendoza

Profesor de Primaria

«Las tecnologías están ayudando a normalizar esta terrible situación»

Fernando García Andreva

Fernando García Andreva

Profesor de universidad (UR)

«Muchos clientes nos dicen que nos echan de menos»

Daniel Pascual

Daniel Pascual

Carnicero

«Ahora coge el autobús quien no tiene más remedio, y lo agradece»

Francisco Javier de Miguel

Francisco Javier de Miguel

Autobusero de la Línea 1

«Hubo gente que nos criticaba porque no éramos esenciales»

Belinda Jiménez

Belinda Jiménez

Jardinera municipal

«Trabajamos de una manera extraña pero muy aburrida»

Segundo Metola

Segundo Metola

Encargado de gasolinera

«Primaria ha cogido el toro por los cuernos pese a estar mermada»

Lidia Montenegro

Lidia Montenegro

Médico en la zona de Haro

«Ha sido horroroso y psicológicamente nos está afectando mucho»

Ana Belén Sáenz

Ana Belén Sáenz

Enfermera. UMI San Pedro

«Trabajamos con mucho cuidado, pero no con miedo»

David García Ortega

David García Ortega

Policía Local de Alfaro

«Cuento cuentos con la motivación de que el público me espera»

Begoña González Hidalgo

Begoña González Hidalgo

Actriz y payasa

«Lo más importante es la proximidad, aunque sea por teléfono»

Elba Gil Alonso

Elba Gil Alonso

Subdirectora | Ibercaja

«Vamos protegidos, pero siempre puede haber algún accidente»

Cortijo Cima

Cortijo Cima

Enfermera. Soporte Vital Avanzado

«Estamos más cansados psicológica que físicamente»

Bárbara Ausejo

Bárbara Ausejo

Cajera del BM República Argentina

«Ha sido difícil protegernos, hemos estado desabastecidos»

Nieves Echeverría

Nieves Echeverría

Farmacia de María Pilar Ancín

«La fisioterapia tiene un papel crucial en esta epidemia»

Miguel Moreno Martínez

Miguel Moreno Martínez

Director del Centro de Fisioterapia Las Gaunas

«Estoy orgulloso de que haya habido pan en los pueblos»

Eduardo Villar

Eduardo Villar

Presidente de la Asociación de Panaderos de La Rioja

«Todo el personal sanitario se ha volcado con aptitud y actitud»

José Antonio Oteo Revuelta

José Antonio Oteo Revuelta

Jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas

«Estamos realizando un trabajo brutal, de primera línea»

Laura Villaverde

Laura Villaverde

Médico en Santo Domingo

«Ves a la gente con mucho miedo e incertidumbre»

Francisco Jesús Moreno

Francisco Jesús Moreno

Taxista

«Es indignante el precio fijado por las mascarillas a 0,96»

María Fernández

María Fernández

Farmacia Fernández Haro

«Recompensamos los aplausos del ciudadano con nuestro trabajo»

Francisco Corvo

Francisco Corvo

Policía Nacional

«El calzado de moda está hundido con el comercio cerrado»

Julián Castiella

Julián Castiella

Trabajador del calzado

«Estoy preocupado, como todos los españoles»

Jesús Armiñanzas

Jesús Armiñanzas

Agricultor. Arenzana de Arriba

«Nos ha cambiado totalmente la vida, de estar activos a parados»

José Asterio

José Asterio

Gruísta en Villanueva

«Los taxis de pueblo vivimos del verano... ¿Y si no hay verano?»

Nines Jiménez

Nines Jiménez

Taxista en Alfaro

«La fidelidad de la clientela nos lleva a servir a domicilio»

Pedro Martínez

Pedro Martínez

Frutas Pedro

«Los más vulnerables han perdido capacidad de acceso al sistema»

Edith Pérez

Edith Pérez

Médico de Atención Primaria

«No poder ir a ver a mis padres está siendo durísimo»

Beatriz Fraile Viteri

Beatriz Fraile Viteri

Enfermera de UCI en Pamplona

«Los abuelos son mi otra familia y solo pido fuerza para no fallarles»

Milagros Mínguez

Milagros Mínguez

Supervisora Residencia Sta. Justa

«No somos héroes, es nuestro trabajo. A otros les tocan otras cosas»

Marta Cestafe

Marta Cestafe

Enfermera de Medicina Intensiva

«Se han extremadolas medidas de seguridad y limpieza»

Marta Antón

Marta Antón

Letrada Admon. de Justicia

«Por precaución, no estamos juntos ni para almorzar»

Jesús Ramón Medrano

Jesús Ramón Medrano

Brigada de mantenimiento

«Son pocos, pero aún hay quien piensa que esto no va con ellos»

Miguel Ángel Sáez

Miguel Ángel Sáez

Guardia Civl