Historias de La Rioja sin salir de casa

Logroño celebra sus 200 años sin Inquisición

H

ace dos siglos, el Palacio del Santo Oficio en La Rioja, que instruyó entre otros procesos el que llevó a la hoguera a las brujas de Zugarramurdi (1610), había abierto sus puertas en 1570.

Marcelino Izquierdo Marcelino Izquierdo

El 11 de abril de 1820 -hace justo 200 años- quedó suprimido definitivamente el Tribunal de la Inquisición de Logroño, activo desde el año 1570. El destierro del Santo Oficio se produjo apenas un mes después de la nueva proclamación de la Constitución de Cádiz y en medio de un ambiente de euforia liberal. El Tribunal se cerró como consecuencia del decreto de abolición de la Inquisición de 9 de marzo de ese año.

«Fue un acto sencillo -explica Francisco Javier Díez Morrás (Santo Domingo de la Calzada, 1972), doctor en Humanidades, profesor asociado de la UR y el mayor experto en el Trienio Liberal riojano-. Consistió en la realización de un inventario de causas, documentos y libros dirigido por las autoridades civiles, judiciales y eclesiásticas, y su depósito en un arca de tres llaves».

«Los inquisidores de Logroño quemaron los documentos más comprometedores»

DÍEZ MORRÁS

Cuenta Díez Morrás que «entre 1570 y 1820 estuvo ubicado en Logroño uno de los más relevantes tribunales de la Inquisición española, que llegó a la ciudad tras haber pasado por Pamplona, Tudela y Calahorra».

La historia de este tribunal estuvo marcada por el conocido Auto de fe de Logroño celebrado los días 7 y 8 de noviembre de 1610, procesó que concluyó con la quema de las denominadas brujas de Zugarramurdi', cuya 'Relación...' fue publicada meses después por el impresor Juan de Mongaston y recuperada en 1811 por Leandro Fernández de Moratín.

Logroño celebra sus 200 años sin Inquisición
Juan A. Llorente. El clérigo de Rincón de Soto –pintado por Goya– combatió el Santo Oficio y Leandro Fernández de Moratín. El dramaturgo madrileño inspiró a Francisco de Goya (autor de este retrato) sus pinturas contra la Inquición. / MUSEO DE ARTE DE SAO PAULO y REAL ACADEMIA DE SAN FERNANDO.

«Tras el acto de cierre -prosigue el investigador calceatense-, el Tribunal logroñés nunca más se volvió a constituir como tal. Tres años y medio después, con el retorno al absolutismo el en 1823 de la mano de Fernando VII, no se reinstauró la Inquisición, si bien su desaparición formal como jurisdicción especial se produjo con el decreto de 15 de julio de 1834, ya fallecido el monarca».

Al acto oficial de clausura, celebrado en el propio palacio, acudieron el juez de primera instancia interino de la ciudad, Luis de Lemos; el vicario de Logroño, Cecilio Lasuén; el administrador de las rentas reales del partido de Logroño, Bernardo Aguillo, el escribano y los tres inquisidores, Juan Fernández de Legaria, Fernando Antonio de Sisniega y Juan José de Odériz».

El inventario del que habla Díez Morrás se inició por las causas civiles abiertas, que eran 16, y una criminal. Además existía un cuaderno de anotación de los pleitos, 164 expedientes de pruebas sobre la naturaleza, legitimidad y limpieza de sangre de los ministros y familiares del Santo Oficio, así como otros documentos, básicamente índices de causas abiertas y localidades del distrito inquisitorial.

Logroño celebra sus 200 años sin Inquisición
Izquierda, grabado del siglo XIX de la zona de la actual calle Portales donde se celebró el Auto de fe. En el centro, Auto de fe de 1610: Moratín editó en el siglo XIX la 'Relación' publicada en Logroño, en 1611, por Mongastón. A la derecha, Constitución de 1812: Las Cortes de Cádiz aprobaron la Carta Magna que propició el fin del Santo Oficio. / BNE

Incertidumbre en Logroño

También se inventarió la biblioteca de los libros prohibidos que se había aprehendido, entre los que destacaban 479 tomos de la Encyclopédie y 57 tomos con láminas de la misma obra.

Pero si algo tenía especial interés eran las causas de fe, verdadero catálogo de agravios, arbitrariedades y venganzas. Sin embargo, la sorpresa es que no hayaron ninguna. «Con clara intencionalidad y siendo conscientes del oprobio en el que a estas alturas había caído este tribunal -argumenta Díez Morrás-, los inquisidores se habían encargado de quemarlas días antes, por la situación de incertidumbre general palpable en la ciudad. Logroño vivió esos primeros días constitucionales de 1820 en un ambiente tenso. Considerando el peligro que suponía la amenaza de desórdenes y 'funestísimas consecuencias'; que los papeles pudiesen acabar de mano en mano y dándose a conocer los nombres de delatores, testigos y delatados, decidieron 'quemar todas las causas de fe, conclusas y suspensas y las pocas sumarias pendientes que había'».

Ante el riesgo a que se suscitasen odios y venganzas, y a que se perturbara la paz pública, «los inquisidores se deshicieron de todos los documentos comprometedores para evitar que, tras un previsible saqueo, se hiciese publicidad de su contenido y corriese peligro su propia integridad personal y la de muchas otras personas», concluye Francisco Javier Díez Morrás.

Los libros prohibidos que había al cierre del Tribunal:
Encyclopédie o Diccionario razonado de las ciencias y artes (44 tomos)
Láminas de la Encyclopédie o Diccionario razonado de las ciencias y artes (57 tomos)
Diccionario histórico y crítico, de Pierre Bayle y su suplemento (3 tomos)
Obras teológicas, de Hugo Grocio (4 tomos)
Opera omnia, de Johann Gottlieb Heinecke (3 tomos)
Varias obras del jurista Zeger Bernhard Van Espen (14 tomos)
OEliguvres d'histoire naturelle et de philosophie, de Charles Bonnet (7 tomos)
Una obra de Juan Andrés Cramer
Modern Geography, de John Pinkerton (1 tomo)
Gran teatro histórico o Historia sagrada y profana desde la creación del mundo (1 tomo)
Más información:
Auto de fe celebrado en la ciudad de Logroño...
Compendio de algunas indulgencias y privilegios concedidos...

Otros artículos

La peste de Logroño
El 'Memorial' de Albia de Castro
España para los niños de 1899
Y La Rioja empezó a caminar
Valvanera, Ercilla y La Araucana
El motín que incendió Calahorra
Logroño celebra sus 200 años sin Inquisición
El riojano que siguió la ruta de Magallanes
La máquina 'Enigma' que espió en Logroño
El milagro de Martín Albelda
El avión nazi que cayó en Alfaro
'El Quijote', en versión riojana para escolares
McMartin, el héroe escocés de Nalda
San Prudencio eligió el monte Laturce
Radiografía de la sanidad riojana en el siglo XVIII
Londoño, el 'gran intocable' de los tercios
De almirante de la Armada a pirata del Caribe
Graells, entre el cólera morbo y la filoxera
«Yo vi cómo caía el avión sobre Alfaro. Tenía 5 años»
El brionero que combatió junto a Blas de Lezo
La codicia sentenció al general Asparrot
Gómez, una saga para la historia de Logroño
Diego de Villar, cirujano de Alfonso VIII
El misterioso doctor real Celedón Pardo
'Sagasta', el Episodio Nacional que cegó a Galdós
Espartero y Santiago, una pugna de bemoles
Espartero ya tiene, por fin, su sello
El misterioso óleo de Diego Velázquez
El 'lobby' riojano de El Escorial
Y las aguas del Ebro anegaron Logroño en 1775
Fray Vicente, el primer maestro de niños sordos
De la ciencia del doctor Asuero al timo de su nieto
Villegas, poeta procaz y polemista
La 'nueva normalidad' de Logroño en 1899
Historia antigua de La Rioja y sus santos
Antonio de Leyva, el héroe de Pavía
Amadeo I homenajea a Espartero en Logroño
Avatares de una diócesis con linaje