Historias de La Rioja sin salir de casa

San Prudencio eligió el monte Laturce

H

oy se honra a San Prudencio, enterrado entre Clavijo y Leza, y cuyo monasterio está en la lista roja del patrimonio en peligro en España.

Marcelino Izquierdo Marcelino Izquierdo

Fue San Prudencio una de las celebridades más influyentes en el imaginario religioso de lo que hoy es España, sobre todo en el norte de la península, pese a que tanto su vida como su influencia después de muerto siempre han cabalgado entre la historia y la leyenda.

Debió nacer Prudencio hacia el siglo VIII en Armentia –muy cerca de Vitoria–, desde donde, siendo joven, se trasladó a tierras de Soria y de La Rioja para consagrarse a la vida eremítica. Predicó durante años por Calahorra y otras zonas de la ribera del Ebro, hasta que se instaló en la ciudad aragonesa de Tarazona, donde tiempo después fue designado obispo de aquella diócesis.

Monasterio de San Prudencio de Monte Laturce
Monasterio de San Prudencio de Monte Laturce en 1845, obra de Jesús Avrial. Editor, Francisco Mellado. / BIBLIOTECA VIRTUAL DE LA RIOJA

Visitando el obispado soriano y siendo ya «ilustre por su piedad y milagros», según sus hagiógrafos, le sorprendió la muerte a Prudencio en el Burgo de Osma, lo que provocó serias disputas entre el clero sobre dónde debía recibir cristiana sepultura.

Unos querían que fuera en suelo soriano, pues allí quiso Dios que falleciera; otros reclamaban los restos del obispo para su Álava natal, mientras Tarazona se postuló para recibir el cuerpo de quien era su actual prelado.

Traslado de las reliquias de Logroño a Vitoria
Traslado de las reliquias de Logroño a Vitoria en 1962. / D.V.

El milagro del mulo

La querella se zanjó cuando un sobrino suyo, de nombre Pelayo, hizo público el último deseo de su tío Prudencio: «Cuando muera es voluntad de Nuestro Señor Jesucristo que me coloquéis sobre el mulo y él irá al sitio donde debo ser sepultado», milagro que coincide con el de otros hombres piadosos en todo el mundo cristiano.

Respetando la voluntad del finado, el cuerpo fue dispuesto sobre un mulo y, tras él, partieron desde Osma clérigos, familiares y fieles que, legua a legua, iban abandonando el cortejo. Al ascender al riojano monte Laturce, entre Clavijo y Leza. todos creyeron que Prudencio regresaba a Armentia; sin embargo, el animal frenó su camino junto a una cueva, y todos comprendieron que aquél era el lugar. Alrededor de sus reliquias se fundó el monasterio de San Prudencio del monte Laturce, centro de poder religioso y político entre la Edad Media y el siglo XIX, hasta que las desamortizaciones firmaron su sentencia.

Ruinas abandonadas

En la actualidad, tras guerras, rapiñas y vandalismo, los restos del monasterio están incluidos en la lista roja del patrimonio en peligro en España. Nadie, hasta ahora, ha hecho nada por proteger lo poco que queda.

Aunque la mayor parte de las reliquias se hallan en La Redonda de Logroño y en Santa María la Real de Nájera, también conservan fragmentos San Millán de la Cogolla, San Miguel de Pedroso (Burgos), Sahagún (León), catedral de Tarazona, Roma –el talón del santo que se llevó el papa Adriano VI a su paso por La Rioja–, la catedral de Vitoria, San Prudencio de Bergara, San Vicente de San Sebastián y la Casa de Álava (Bilbao), entre otros.

Reportajes sobre el pasado y las señas de identidad de La Rioja, y consejos para poder leer de manera virtual obras maestras escritas por nuestros antepasados.

Intento de secuestro de las reliquias, en Vitoria, en 1962

Como patrón de la provincia, los alaveses han mostrado desde siglos atrás su deseo de que las reliquias del santo reposen en su tierra, aunque han tenido que conformarse con algunos fragmentos. Con motivo del celebrarse el primer centenario de la diócesis de Vitoria –desgajada del obispado de Calahorra y La Calzada en 1862–, Logroño prestó los restos que se conservan en La Redonda, en la arqueta que aparece en la imagen de la izquierda. El gran relicario llegó a Vitoria el 27 de abril de 1962. Según el cronista José María Sedano, un grupo de seminaristas vitorianos planeó secuestrar la arqueta, que querían descargar del vehículo que la traía desde Logroño y colocarla en una carroza. Ante los rumores de tal desatino, el arca fue bien custodiada por la autoridad hasta su regreso a La Rioja.

Más información:
Real Monasterio de San Prudencio
De Logroño a Clavijo

Otros artículos

La peste de Logroño
El 'Memorial' de Albia de Castro
España para los niños de 1899
Y La Rioja empezó a caminar
Valvanera, Ercilla y La Araucana
El motín que incendió Calahorra
Logroño celebra sus 200 años sin Inquisición
El riojano que siguió la ruta de Magallanes
La máquina 'Enigma' que espió en Logroño
El milagro de Martín Albelda
El avión nazi que cayó en Alfaro
'El Quijote', en versión riojana para escolares
McMartin, el héroe escocés de Nalda
San Prudencio eligió el monte Laturce
Radiografía de la sanidad riojana en el siglo XVIII
Londoño, el 'gran intocable' de los tercios
De almirante de la Armada a pirata del Caribe
Graells, entre el cólera morbo y la filoxera
«Yo vi cómo caía el avión sobre Alfaro. Tenía 5 años»
El brionero que combatió junto a Blas de Lezo
La codicia sentenció al general Asparrot
Gómez, una saga para la historia de Logroño
Diego de Villar, cirujano de Alfonso VIII
El misterioso doctor real Celedón Pardo
'Sagasta', el Episodio Nacional que cegó a Galdós
Espartero y Santiago, una pugna de bemoles
Espartero ya tiene, por fin, su sello
El misterioso óleo de Diego Velázquez
El 'lobby' riojano de El Escorial
Y las aguas del Ebro anegaron Logroño en 1775
Fray Vicente, el primer maestro de niños sordos
De la ciencia del doctor Asuero al timo de su nieto
Villegas, poeta procaz y polemista
La 'nueva normalidad' de Logroño en 1899
Historia antigua de La Rioja y sus santos
Antonio de Leyva, el héroe de Pavía
Amadeo I homenajea a Espartero en Logroño
Avatares de una diócesis con linaje