Historias de La Rioja sin salir de casa

'El Quijote', en versión riojana para escolares

E

l docente riojano Esteban Oca y Merino publicó en 1916 'El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Acomodado para las escuelas primarias'.

Marcelino Izquierdo Marcelino Izquierdo

A propósito de 'Don Quijote de la Mancha' y de la conmemoración de los 404 años de la muerte de Miguel de Cervantes que se celebra esta misma semana, llega hoy a 'Historias de La Rioja sin salir de casa' el docente e investigador riojano Esteban Oca y Merino, prolífico escritor nacido en Morales, en 1851.

En 1916, coincidiendo con el tercer centenario de la desaparición del universal escritor alcalaíno, publicó el profesor Esteban Oca el libro que lleva por título 'El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. Acomodado para las escuelas primarias', con las siguientes premisas:

«¿Cómo, pues, hacer que este libro inmortal puedan leerlo toda clase de personas y hasta los niños y niñas de las escuelas? Entresacando aquellas aventuras que hacen reír y enseñan nuestro rico idioma, sin peligros de escenas que a la niñez presentan los defectos de la vida adulta, y sin cansarla con historias extensas y complicadas con lo que no ha de comprender».

Detalle de la portada del libro titulado 'Ilustraciones de El Quijote'
Detalle de la portada del libro titulado 'Ilustraciones de El Quijote', que editó Felipe González Rojas en el año en el 1887. / CERVANTESVIRTUAL

Tenía claro Oca y Merino que la gran novela cervantina no era apta para todos los públicos y así lo afirmaba en su introducción: «(...) hay asuntos superiores a la inteligencia e instrucción de los niños, tales como el discurso de Don Quijote sobre las armas y las letras, y las alteraciones entre Don Quijote y el canónigo (...) que no son propios de la edad escolar, verbigracia, la historia de Cardenio y Dorotea, y la 'Novela del curioso impertinente'».

Y resaltaba que en El Quijote «...no faltan detalles que no son oportunos para jóvenes, o que los hacen demasiado largos para atención poco cultivada», y, sin embargo, «abundan los que son entretenidos, todos con riqueza de dicción y de giros elegantes y de no escasa enseñanza filosófico moral».

«¿Cómo, pues, hacer que este libro inmortal puedan leerlo toda clase de personas y hasta los niños y niñas de las escuelas?» Firma de Esteban Oca y Merino

Así fue como planteó Esteban Oca su volumen, no solo para escolares de primaria, sino también para muchos adultos que en 1916 apenas sabían leer y escribir: «Nos ha parecido oportuno traducir al lenguaje moderno todas las dicciones anticuadas (...); no hacemos un libro para eruditos, a quienes deben ser conocidos el idioma moderno y el antiguo».

Además del Quijote, Oca y Merino tiene en su haber muchos más libros, pero en esta ocasión hemos querido entresacar su 'Cartilla de lectura', novedosa para la época por los caracteres de las letras y algunos dibujos que aligeran el texto.

Más información:
'El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha'
'Cartilla de lectura'

Otros artículos

La peste de Logroño
El 'Memorial' de Albia de Castro
España para los niños de 1899
Y La Rioja empezó a caminar
Valvanera, Ercilla y La Araucana
El motín que incendió Calahorra
Logroño celebra sus 200 años sin Inquisición
El riojano que siguió la ruta de Magallanes
La máquina 'Enigma' que espió en Logroño
El milagro de Martín Albelda
El avión nazi que cayó en Alfaro
'El Quijote', en versión riojana para escolares
McMartin, el héroe escocés de Nalda
San Prudencio eligió el monte Laturce
Radiografía de la sanidad riojana en el siglo XVIII
Londoño, el 'gran intocable' de los tercios
De almirante de la Armada a pirata del Caribe
Graells, entre el cólera morbo y la filoxera
«Yo vi cómo caía el avión sobre Alfaro. Tenía 5 años»
El brionero que combatió junto a Blas de Lezo
La codicia sentenció al general Asparrot
Gómez, una saga para la historia de Logroño
Diego de Villar, cirujano de Alfonso VIII
El misterioso doctor real Celedón Pardo
'Sagasta', el Episodio Nacional que cegó a Galdós
Espartero y Santiago, una pugna de bemoles
Espartero ya tiene, por fin, su sello
El misterioso óleo de Diego Velázquez
El 'lobby' riojano de El Escorial